Libros de Alquimia

La Alquimia es sin duda la Piedra angular de la vida, es el reflejo de la obra de Dios. Todos los más grandes filósofos han estado de acuerdo en reconocer esta verdad. El Gran Alquimista, el Creador, al crear este mundo trajo a la Tierra unos ángeles, los llamados “hijos de Dios”, los mismos que enseñaron a los hombres el camino de las civilizaciones y como ciencia la Alquimia, que no era otra cosa que el seguimiento de la Gran Obra de Dios. Que es un reflejo exacto del Génesis de la Biblia.

Los planetas de nuestro sistema solar forman parte de la Gran Obra de Dios, que vienen a ser los mismos que los de la Gran Obra alquímica, o sea: -La tierra, que es La Amalgama de donde salió la vida. -La Luz, que es la luz de Mercurio. -Saturno, que es la tiniebla del abismo, que antecede a la vida. -Júpiter, que es el renacimiento de la vida. -La Luna, que es el reflejo de un Sol lejano. Es la luz de la noche. -Venus, es el Jardín del Edén, con verdes, amarillos, agua y vida, es la paz y la armonía. -Marte, es el reflejo del Sol sobre las montañas de la tierra, y en sentido negativo es la guerra. -El Sol, es el que da vida, es el fuego que calienta, es lo más importante de la Vida. -El agua de la Obra, es el espíritu de la vida, es el espíritu de Dios que flotaba sobre las aguas. -La Medicina Universal, es la bendición de Dios. -El Alquimista, es un elegido de Dios.

Alquimia, misterio, ciencia, poder del espíritu, ciencia de Dios, inquietud de sabios durante siglos, arte sagrada… denostada y silenciada por las ciencias oficiales. No sé de cuantas maneras se ha hablado de esta ciencia pero siempre en términos enigmáticos.

De este modo fueron muchos de los sabios en la Antigüedad que ya sentían la alquimia, recordemos algunos de los más nombrados. Empezando por Platón, Aristóteles, Demócrito, Cleopatra… de los que se cuenta que ya hicieron fantásticas transmutaciones. Mas tarde ya fueron muchos los que siguieron la vía alquímica como Alberto Magno,… Paracelso, que descubrió el cinc aparte de hacer curaciones milagrosas en aquel tiempo de oscurantismo científico; luego Basilio Valentin, que aparte de ciertas transmutaciones y curaciones, con su medicina descubrió los ácidos sulfúrico y clorhídrico. Pero también el jabón, los perfumes, los tintes y sobretodo la Medicina Universal, que está muy por encima de todas las medicinas químicas de la farmacopea moderna.